Páginas

domingo, 11 de noviembre de 2007

Lento (2da parte)


De la riqueza y la belleza de lo lento ya hemos hablado. Pero hay algo más profundo dentro del slow motion. Y es por eso que lo lento es más apreciado por mí.

Hoy vivimos rodeados de comodidades y eso es posible gracias al desarrollo de la tecnología a lo largo del tiempo. Cómo mejoró la salud y el promedio de vida cuando se inventaron los antibióticos.(buscar quien y cuando se inventaron los antibióticos). Cuántos desempleados aparecieron con la revolución industrial(cuando y con qué empezó) El ordenador y el Internet, es responsable por cuantas jorobas y ojos rojos?

Todas estas mejoras se han sentido en la calidad de vida. Solo imaginémonos viajar a Colombia a pié. Suena a locura o a reto deportivo de algún extranjero. Solo en transporte nos ahorramos un tiempo valiosísimo, y de ahí el dicho “El tiempo es oro”

Pero hay un elemento que marca el ritmo mismo de la vida hoy. Lo adivinas? Sí, el consumismo. Hoy todo es rápido. Hoy muchos preferimos comer fase food como McDonals, Kentucky, Burguer… que además de barato y rápido, es malo, quizás se salva McDonals que estuvo excelente allá en el malecón del Guayas al día siguiente de Soda. (¡Que buen concierto!) En lo personal y quizás sea la tendencia del futuro no tan lejano que en vez de fast food se incrementen lugares que vendan comida decente porque es lógico, es más sano. Una señora ya mayor me decía con vergüenza e indignación que fumaba cuando era joven (en los 70´s), que en esa época no sabían que el tabaco era causa de enfermedades como el cáncer. Que si hubiera sabido nunca hubiera fumado nunca un tabaco. ¿La comida rápida no es el tabaco de nuestros años 2000?

Ahora hablando de sentimientos recuerdas aquellos románticos que se declaraban a las chicas. Flores, chocolates, serenatas, poemas, etc, etc, etc… recuerdan? Que bueno si se acordaron porque hoy no se acuerdan, aunque hay una tendencia a lo retro hoy. ¡Qué ironía! En el amor de hoy hay que ser “fast&furious” porque sino…llegas tarde a la repartición de pareja.

Leía un artículo “Mal de nuestro tiempos” de Beatriz Manrique en la revista “La revista” del diario el Universo de Guayaquil del 28 de Octubre del 2007. En donde Manrique dice que en estos tiempos Light las personas ya no queremos comprometernos ni con nosotros mismo. Y cita una frase de la obra de Milan Kundera “La insoportable levedad del ser” que no voy a citar yo aquí, pero voy a recomendar este libro de lectura obligatoria para que después de que te hayas enriquecido opines o si quieres no.

En mi país se obliga a leer a Carlos Cuauhtémoc Sánchez en los colegios, que en lo personal creo que no aporta nada a la literatura universal y tampoco aporta nada a los jóvenes ecuatorianos. Un buen amigo me dijo un día que el tiempo es muy corto como para leer libros malos. Y yo le apoyo. Gracias Paolo. Pero en lo rápido de la vida Light de seguro no se lee mucho. De plano ¿Quién está leyendo esto ahora? A cierto Ud. Discúlpeme, es que esto es una reacción normal de una persona que no es tan Light pero que vive en medio de ella.

2 comentarios:

Silvi Luna Azul dijo...

El tener o no comodidades, creo, está más relacionado con el nivel económico, ya que el adelanto tecnológico no está al alcance de todos. Por otro lado, totalmente de acuerdo, la literatura de autoayuda no es literatura en sentido estricto, es decir no es arte; porque en términos generales se habla de literatura científica, de consulta, técnica, etc. De hecho creo que debo escribir todo un artículo sobre estos proliferantes manuales, que en principio no tendrían nada de malo; el problema es que, en su mayoría, sobre simplifican las ideas, entregando un producto digerido, una moral dominical que examinada con más detenimiento, no es sino la moral que el poder necesita divulgar entre sus dominados, dándoles dos o tres líneas de pensamiento, horizontes limitados, ideas pequeñas, resignación total… No creo que preguntas complejas puedan responderse tan sencillamente, pero de todos modos es bueno recordar lo que decía mi abuelo: no hay libro que por malo que sea no tenga algo bueno.

isabelita dijo...

amiga puedo estar de acuerdo contigo, aunque tambien creo que cuando las personas son mas necesitadas economicamente son quienes mas comodidad buscan.
en cuanto a la salud, a medida que aparecen infinidad de medicamentos, al doble aparecen las enfermedades.
opino que es mejor comer algo que yo misma preparo, porque yo se lo que coloco y lo que quiero en las comidas, ademas es lo mas seguro para la salud, claro esta que cuando no se exagera. en cambio si estas en otros lugares para comer no sabes ni que pusieron a la comida. un caso que me contaron: en un restaurante trabajaba una señora, a las seis de la tarde ya salia de su trabajo porque cerraban el local, pero un dia por causa mayor tuvo que quedarse hasta muy de noche y sin darse cuenta vio con mucha sorpresa que la dueña del negocio quien cocinaba el arroz, se sacaba su calzon y se lo ponia dentro de la olla para secar bien el arroz... QUE ASCO!!!!!
todavia quieren irse a un restaurante???
los libros son los mejores amigos del hombre, despues del perro claro, de cada uno se aprende por lo menos una pizca, aunque lo que contengan sean barbaridades.
la vida light para muchos no les resulta...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...