Páginas

martes, 18 de abril de 2017

Una calle de personajes, herederos y soldados


     Un ejercicio asignado por el entonces profesor de redacción. La tarea: investigar la calle Benigno Malo, entre Gran Colombia y Simón Bolívar.


***




El Dr. Benigno Malo me recibió en su casa ubicada en la calle que lleva su nombre, o mejor dicho, el nombre de su ancestro, Benigno Malo Valdivieso. Su casa es de origen colonial, y fue construida por Benigno Malo Tamariz, es una obra de adobe y bahareque, de gran tamaño que siempre ha estado en poder de la familia Malo. En los tiempos de fundación, ese sector estaba destinado para vivienda de un español llamado Gonzalo de las Peñas, quien fue el primer Alcalde de Cuenca.

La calle Benigno Malo se llamaba calle del Toril que recuerda el lugar en el que se guardaban los toros de Lidia. Después se llamó Boyacá, lugar histórico en el que Simón Bolívar derrotó a los ejércitos realistas. En 1930 se le llama Benigno Malo Valdivieso, en honor al ilustre cuencano, legislador, y primer rector de la Universidad Estatal de Cuenca.






















El agente personal de Simón Bolívar, Luís López Méndez, formó el Batallón Albión que fue integrado por voluntarios de Inglaterra, Gales y Escocia. Este grupo contribuyó en las guerras de independencia del país. Muchos soldados se quedaron a vivir aquí después de la Batalla del Pichincha. Es así que en nuestra ciudad existen apellidos como Harris, Talbot o Webster. Harris fue uno de los propietarios de la casa que hoy pertenece a la Cooperativa Jardín Azuayo, antes del Banco del Pacífico que fue dirigido por un costeño a quién un miembro de la familia Malo le vendió la casa.

En 1840 ocurrió un terremoto de grandes magnitudes en Cuenca, como resultado La Iglesia de la Compañía que estaba ubicada en la calle Padre Aguirre quedó destruida, y varias casas cuarteadas. Un trabajo para “El Médico de las Casas”. Juan Stiehle, hermano redentorista de origen alemán, que tenía conocimientos de arquitectura, y le fascinaba el estilo francés, estuvo a cargo de realizar varios edificios emblemáticos de la ciudad, entre ellos, La Catedral nueva. Del Parque Hotel & Suites (Antes Casa Arce) también estuvo a cargo del alemán, dicha casa no siempre fue de la familia Arce, Manuel Arce compró ese terreno a la familia Malo, el lugar albergaba pequeños negocios, después de su demolición construyó en 1903 lo que hoy se conoce como Del Parque Hotel & Suites, de estilo francés gracias a Stiehle. Cómo particularidad, en 1915 el municipio premió a sus dueños por haber contribuido al patrimonio de la ciudad. Manolo Montesinos, descendiente de la familia Arce, me comentó que los techos y las cenefas fueron traídos desde Francia, los mismos se mantienen en perfecto estado.





















































































La planta baja de Del Parque fue sede del primer banco de la ciudad de Cuenca, el Banco del Azuay, fundado en 1913, y estuvo en esa dirección hasta 1929, 16 años. El banco tuvo accionistas destacados como: Federico Malo Andrade,  Roberto Crespo Toral, Alberto Muñoz Vernaza, Rafael María Arízaga, Hortensia Mata de Ordóñez, Octavio Vega Garrido, Remigio Crespo Toral. Su presidente fue Federico Malo, y su gerente Roberto Crespo Toral. Esta esquina ocupó también el almacén de José Eljuri, llamado de la misma manera. Posteriormente sería la emblemática foto tienda Lumino Foto Silva, de Julio Silva, que sería remplazada por una heladería.

A la derecha Casa Sojos de aspecto colonial ubicada justo al lado de la casa de la familia Malo, alberga una historia más reciente. En 1978, Mihael Kriegel, empieza su negocio, una heladería que será recordada por muchos, por mucho tiempo. Heladería Holanda, estuvo en la calle Benigno Malo por 32 años, alquilando el lugar a Eva Klinkicht de Tamariz, Cónsul Honoraria de Alemania en Cuenca. La familia Klinkicht heredó la que hoy no ha dejado de ser la Casa Sojos. La Heladería Holanda dejó ese sitio, más adelante desaparecería ese conocido negocio.






























Al frente de estas casas coloniales se encuentra la Casa Tosi, un gran comercio textil que data de 1926. Carlos Tosi Siri deja su natal Italia para asentarse en Ambato, después llegaría a Cuenca en donde coloca su negocio de cuerda y elástico. El negocio fue mejorando y creció, así en 1935 llegan las primeras máquinas trenzadoras, y el 11 de abril empieza la producción en el patio de la casa, en donde estaban los barriles para fermentar el vino de la familia, así nace Pasamanería S.A., emblemática empresa de la ciudad que ha dado y sigue dando trabajo a mucha gente. Casa Tosi ocupaba lo que hoy es una tienda de zapatos de accionistas norteamericanos Payless, el parqueadero Tosi, y el Banco Capital. Casa Tosi ha sido un lugar de comercio, en épocas de fundación, ese sector estuvo asignado a Cabildo y Audiencia. Era un espacio de políticos y administración. Después sería de la familia Ordoñez, a la cual la guayaquileña Hortensia Mata se uniría después. Lo que hoy es Casa Tosi, fue hogar de Hortensia Mata. El famoso aviador italiano Elia Liut, quién fue el primero en sobrevolar los Andes Ecuatorianos, tuvo su recepción en Cuenca en esa casa.            

El Dr. Malo, recuerda la importancia que tuvo Hortensia en la ciudad, me cuenta que los habitantes de Cuenca buscaban el conocimiento, pero que vivíamos en condiciones precarias. Que  a las 6 de la tarde, había un desfile de la servidumbre para botar los deshechos de las bacinillas en las acequias, lo que generaba olores terribles en la noche. Hortensia Mata, tuvo mucho que ver con las mejoras sanitarias en nuestra ciudad.









































































La última esquina construida junto a Casa Tosi, pertenece al Municipio, fue la escuela Seminario para niñas, conocida también como Escuela Central La Inmaculada. Antes de ser un centro de educación, en los tiempos de fundación fue una cárcel, y luego un hospital. Cuando se decidió hacerlo escuela, el hermano redentorista Juan Stiehle, fue llamado a construirlo. Hoy la Escuela Central está remodelada por la Arquitecta Anita Asitinbay, ya no funciona como una escuela, ahora es el Museo de la Ciudad.
Queda decir que los trabajos de restauración redescubren datos sobre la historia de Cuenca. No es un secreto que hace muchos años, los habitantes de esos hogares escondían sus tesoros en paredes o los enterraban en los patios de la casa. Quizás lo que hoy sabemos sobre la calle Benigno Malo, entre Gran Colombia y Bolívar, cambie con el tiempo. Este sector está lleno de nuevos negocios, como Zona Refrescante, Tutto Freddo, Subway, Donuts o Café del Parque; el progreso se abre paso donde reside un heredero de ilustre linaje, el último Benigno Malo.


Comparto este pedazo de historia en el blog celebrando los 460 años de fundación de Cuenca. Curiosidad y orgullo. Te invito a que compartas la información de la calle de tu casa. ¿Qué sabes sobre ella? 





5 comentarios:

down to earth dijo...

Muy interesante. Gracias.

eljovendario dijo...

Gracias por comentar dear Jean. Big Hug!

Anónimo dijo...

Casi 21 años de pesadillas -así literalmente- he tenido con esa calle, en aquélla casa.
Entretenido artículo.-

eljovendario dijo...

Gracias por tu comentario Anónimo, podríamos contarnos más sobre esas pesadillas si gustas.

Saludos,

Anónimo dijo...

penas que el subconsciente trae a la vida... palabras sin decir, injusticias no perdonadas...sólo eso...insisto, su artículo es interesante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...